PUNTO 9 -FUENTE DEL GÉNESIS

Esta Fuente se encuentra en el Parque de la Ribera de Castilla, el cual transcurre en el lateral del Río Pisuerga que serpentea por la ciudad tal como si de una columna vertebral se tratase.

La Fuente del Génesis en el Parque de la Ribera - Valladolid (España)

La Fuente del Génesis en el Parque de la Ribera – Valladolid (España)

 

El nombre Pisuerga viene a significar “lugar para moler”, sería como el lugar al lado del río donde los romanos durante sus guerras cántabras- concentraban la acción de moler aquello que producían los campos de cultivo.

Río Esgueva (a la izquierda)  y Río Pisuerga (a la derecha)

Río Esgueva (a la izquierda) y Río Pisuerga (a la derecha)

 

La Esgueva nace en la sierra de la Demanda (Cordillera Ibérica) muy cerquita del Monasterio de Santo Domingo de Silos y sólo cuenta con un afluente que curiosamente es un río que también es femenino: el Río Henar. En la época medieval se le conoció con el nombre de Auserva o Acseva que proviene de “acs o aqs” que significa Agua+Eva (otra mujer! y no cualquiera sino más bien la que según el cristianismo fue la primera que junto con Adán fundaron esta humanidad). Así mismo y otra característica femenina de este agua es que en su ramal norte entraba a la ciudad por el Prado de la Magdalena (punto 6 de esta espiral) pasando por la Catedral (punto 3) hasta llegar a su desembocadura muy cerquita del Monasterio de San Joaquín y Santa Ana (punto 8). Está claro que todo está conectado!

En este salto de 7 escalones va bajando la Esgueva hacía el Pisuerga

En este salto de 7 escalones va bajando la Esgueva hacía el Pisuerga

 

VIVENCIAS… 

Cuando nos propusimos trazar la espiral enValladolid el punto 9 fue el primero que marcamos pues estuvo totalmente claro: la unión de las Esguevas en su desembocadura al Río Pisuerga. Desde luego es uno de los puntos más mágicos de Vallisoletum y donde la Madre Naturaleza se hace presente con fuerza y autenticidad sin que la mano del hombre pueda llegar a domesticarla demasiado.

Comenzamos la activación con mucha alegría en la pequeña playa que está situada justo en el punto de unión de ambos ríos. Si bien es cierto algunos de los que allí estábamos inicialmente sentimos algún movimiento emocional en nuestros plexos que rápidamente fueron liberados gracias al fluir de las aguas. Al llegar fuimos recibidos por una pareja de patos que luego identificamos como los guardianes del lugar que estaban allí para apoyar nuestra labor. Estos guardianes cuando empezamos a cantar y tocar los instrumentos recogieron estas frecuencias y las llevaron nadando río adentro internándose en las aguas, algo que nosotros no podíamos hacer por el frío que hacía.. siempre el universo asiste!

Fue curioso como estuvieron presente los instrumentos musicales: en esta ocasión la flauta con su sonido agudo sosteniendo y conectando nuestros chackras superiores combinada adecuadamente con las maracas que marcaban nuestra conexión con la Madre Tierra. Todo estuvo impregnado de belleza e inmensa alegría.

Además de los guardianes, sentimos muy fuerte la asistencia de los elementales, así son los espacios donde permitimos que la Madre Naturaleza se exprese… desde que llegamos estuvieron todos estos seres acompañando y sosteniendo nuestra labor, sobre todo en modo muy evidente el Agua que fluía raudamente y a la que entregamos en agradecimiento un cristal de cuarzo.

Con esta conexión realizada entonces nos fuimos a la fuente del Génesis. Una gran circunferencia que posee dos esculturas: un hombre y una mujer cuyos cuerpos salen de una esfera terrestre envuelta por el fuego, aire-viento, agua: los cuatro elementos clásicos de la filosofía griega. Esa fuente simboliza la necesidad de lo masculino y femenino de cara a la procreación y futuro de la especie. Su autor, Juan Carlos Martín, la denomina Génesis, palabra de origen griego que significa origen, nacimiento. Estaba claro que éste era el lugar perfecto para honrar esa fusión que experimentan a cada instante la Esgueva y el Pisuerga… para honrar ese poder creativo que experimentan cuando se funden las aguas rojas y blancas en puro acto de cración… las energías femeninas y masculinas en armonía, en unión, equilibrio y placer.

Un lugar lleno de magia y de seres que le cuidan y potencian, un lugar en el que si te entregas a su energía suceden cambios, suceden nacimientos… verdaderas génesis de vida, verdaderas transformaciones que vividas con consciencia abren puertas inimaginables.

Y para despedirnos un bello Arco Iris nos indicaba que la labor estaba realizada… Gracias! Gracias! Gracias!

Nuestra próxima cita en el Barrio de las Flores… Nos vemos!